Hyundai Merchant Marine (HMM) y Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering (DSME), compañías que atraviesan por un periodo de recuperación luego de someterse a sendos procesos de reestructuración, firmaron una carta de intención para la construcción de un máximo de 10 buques.
El preacuerdo fue firmado el 9 de abril por Jung Sung-rip, presidente of DSME y Yoo Chang-geun, presidente de HMM, y consiste en la orden de construcción de tanqueros de crudo de gran tamaño (VLCC). En él se incluye la opción de realizar un pedido de cinco unidades con antelación y otros pedidos adicionales para un máximo de cinco unidades. Según reportó Business Korea, el contrato definitivo se firmará a fines de julio.
Según algunas fuentes allegadas a los sectores del transporte marítimo y la construcción naval de Corea del Sur, tras el acuerdo entre HMM y DSEM- compañías que han sufrido la insolvencia de sus operaciones- se encuentra el Banco de Desarrollo de Corea KDB, el mayor accionista de ambas compañías.
Lo anterior en razón de que el capital de DSME se ha ido deteriorando, debido a que navieras surcoreanas e internacionales se han visto obligados a evitar órdenes de construcción a DSME desde el año pasado, debido al actual estado del mercado de la industria de transporte marítimo. Pese a ello, El KDB, se ha convertido el principal soporte financiero, tanto al astillero como de HMM.
La orden de construcción se basó en un nuevo programa de US$2.300 millones, parte de un plan del gobierno de Corea del Sur, anunciado en octubre pasado, cuyo objetivo es reimpulsar la competitividad de la industria marítima del país, hecho que ha generado controversia en el sector, respecto a si el acuerdo respeta las normas de la justa competencia.
Se ha señalado que el nuevo programa de construcción naval, creado con inusitada rapidez, tiene el objetivo de apoyar a HMM después de la quiebra de Hanjin Shipping. “El KDB, mayor accionista de las dos compañías, puede haber estado (en el acercamiento) entre las dos compañías”, señaló una fuente de una empresa de construcción naval emplazada en la provincia de Gyeongsang del Sur, Corea del Sur.
Desde HMM se ha refu afirmación y se ha señalado que la decisión fue tomada, a través de su Comité de Deliberación de Inversión. “Esta licitación pública se llevó a cabo con criterios de evaluación justas”, aseguró una fuente de HMM. “Hemos aplicado cuatro criterios a las propuestas de los astilleros: de rendimiento lineal y capacidades de ejecución de proyectos, de capacidades técnicas, precios y elementos competitivos en costos operativos”.
Fuente: Mundo Marítimo