El cierre del 2016 supuso una pequeña alegría para los operadores de portacontenedores, con una mejora sustancial de los fletes spot en la mayoría de las rutas comerciales importantes. El índice de mercancías contenerizadas de Shanghai alcanzó su nivel más alto de todo el año.

Entre las rutas más importantes, el mayor aumento correspondió a los servicios transpacíficos entre Shanghai y la costa Este de los Estados Unidos en los que los fletes aumentaron un 25%, hasta alcanzar 1.923 dólares/TEU. También crecieron para los transportes entre Asia y el Norte de Europa, un 11%, hasta 1.168 dólares/TEU, y entre Asia y el Mediterráneo, un 12%, hasta 1.086 dólares/TEU. En términos porcentuales el mayor crecimiento se vio en la ruta entre el puerto brasileño de Santos y el de Shanghai, con un aumento del 180% desde 1.000 dólares/TEU hasta 2.828 dólares/TEU.

Las navieras esperan poder mantener esta tendencia antes del bajón que supone el año nuevo chino, que este año se celebra el 28 de enero, y han anunciado aumentos en sus tarifas.

Estos datos positivos culminan un año 2016 muy difícil para el sector de los portacontenedores, con compra venta de navieras en dificultades financieras y la quiebra de la naviera surcoreana Hanjin Shipping.

El índice Drewry, que se basa en los fletes de servicios transpacíficos y entre Asia y Europa, estima que la media de los fletes para contratos de cierto volumen para este año aumenten un 3% en el último trimestre de 2016, tras haber caído durante más de seis trimestres consecutivos.

Para Philip Damas, director de logística de Drewry, “se espera que 2017 sea el primer año desde 2010 en el que se encarezcan los fletes para contratos de cierto volumen”.
Además, se espera que los fletes suban en 2017 también debido al aumento del precio del combustible. Este hecho afectará especialmente a las navieras más pequeñas y a los servicios feeder en Asia cuya organización anunció recientemente en Singapur un aumento de sus tarifas para 2017.