Jorge De Mendonça se presenta a sí mismo como un analista independiente en temas de territorio, transporte y telecomunicaciones. Durante la charla que tuvo con Unión del Marino dejó entrever  una pasión que fue desnudando en el hilo de la conversación: El Intermodalismo.

De Mendonça inicia la nota  aclarando (a modo de marco conceptual) “en el intermodalismo una carga pasa de un modo a otro (de transporte) en el camino, con una guía única, ya sea por varios modos (de transporte) o empresas”. En el mundo, el intermodalismo es aplicado para el comercio exterior y la idea de De Mendonça es aplicarlo al comercio interior.

Para terminar de entender la idea de intermodalismo basta un simple ejemplo: el operador “A” consolida (precinta) la mercadería de sus clientes en el vagón de la firma “B”; la compañía de tracción “C” arrastra el vagón hasta el destino y, allí, el operador “A” desconsolida (quita el precinto) y entrega los bultos a cada uno de sus clientes. No es un hecho multimodal, es una acción de la economía intermodal.

“En EEUU sobre todo el intermodalismo es para comercio interior prioritariamente, los norteamericanos no lo hacen porque tienen el dinero para hacerlo; sino para ahorrarlo” describe De Mendonça. “En Argentina hay una cuestión de cultura donde la formación aplica el intermodalismo para el comercio exterior”. De Mendonça remarca una y otra vez que “lo intermodal es distinto, las cargas con sus guías se meten dentro de una caja o contenedor (unidad de carga) que el operador precinta. Los operadores de transporte se dedican a transportar”.

“Uno es el negocio del servicio de carga, y otro distinto e independiente, es el negocio del transporte de la unidad de carga” asegura para luego meterse de lleno en el terreno fangoso de los límites de los transportistas: “esto no pone a competir modos de carga, de hecho asegura los puestos de trabajo”. Inmediatamente propone un ejemplo: “en vez de usar una semana entera para un flete, el camionero hace uno o dos viajes en la zona de su casa (cobra más por esos viajes) y el empresario no tiene expuesto el capital en las rutas, su personal lo tiene ahí cerca a 200km de cada base y no lo tiene en medio de la patagonia”.

“Nuestra flota de mar y rio para el cabotaje hoy solo funciona con una pequeña porción del comercio internacional. Unos pocos contenedores que van al sur y el resto es cargas de comodities. Si intermodalizaramos habría carga de cabotaje que entraría en barcazas y buques que irían a todos los puertos del país. La flota mercante que atiende el cabotaje va a poder ofrecer mejor servicio y tarifa para ese contenedor de comercio exterior”.

En este panorama nuevo que propone De Mendonça se estandarizarían las unidades de carga (contenedores, semi remolques, vagones) y repercutiría en un aumento de la competencia entre operadores, no entre modos de carga; puesto que pasarían a trabajar integrados a fin de ahorrar costos. “En un principio Ferrocarriles Argentinos en 1965 aplican el intermodalismo para el comercio interior. Pero hubo un error de origen, pretendía atender clientes, contratan camiones para subirlos al tren, cuando su función debía ser la de proveer la plataforma para que los camioneros se subieran al tren. Si suben al tren, también suben a la barcaza y al buque”.

La propuesta de De Mendonça ahorraría costos en mantenimiento de rodados, consolidaría el trazado de ferrocarriles y fomentaría el servicio de carga de fluvio marítima. La estandarización de las unidades de carga conformarían un industria en torno a ella, como sucede en EEUU, a los fines de brindar una oferta diferencial. Un sistema intermodal es un complejo económico-técnico, normativo y comercial en el que se busca transportar a la unidad en el modo más competitivo en cada tramo desde origen a destino.

De Mendonça a tomado el desafío de recorre el país con su idea, debatiendo con funcionarios, empresarios y sindicatos. Brinda talleres y conferencias en universidades a fin de que su idea sea conocida. “Veo la oportunidad de ahorrar y generar empleo, reactivar la economía. Es necesario un marco normativo para el intermodalismo y las conversaciones con legisladores ya las empecé”.