“Hoy sólo tenemos problemas con los pie de muelle y no con el canal de navegación”, aseguró el administrador del puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, al repasar las tareas de dragado que hace un par de semanas inició la Administración Provincial del Agua (APA), con el objetivo de mejorar las condiciones de navegabilidad del riacho.
“La semana pasada comenzaron a dragarse los pie de muelle de YPF y Shell, que tomamos como prioridad en una cuestión acordada (con las empresas), porque son plantas distribuidoras para la región”, expuso el funcionario y así, reveló que luego los trabajos se trasladarán al pie del muelle fiscal portuario.

“Hubo muchos comentarios sobre si el dragado se hizo o no y nosotros hace unos días tuvimos aquí a Víctor Zimmermann (coordinador regional del Plan Belgrano) y a Benicio Szymula, cuando teníamos una altura del río de 3,07 metros y una determinante de navegación de 11 pies”, comentó.

En ese orden recordó que “el programa de navegación de la hidrovía desde Santa Fe al norte indica que se garantizan los 11 pies hasta una altura de 2,47 metros del hidrómetro de Barranqueras”. “Entonces, estábamos en una diferencia de un pie para lograr el objetivo de cumplir con las mismas reglas que se fijan para la red troncal”, subrayó.

Al respecto, Benítez expuso que el objetivo es lograr un canal de navegación de 60 metros de solera (ancho) con una profundidad de 11 pies y una zona de giro para que los buques puedan ingresar. “Hoy entramos con una barcaza por vez al riacho y la idea es poder ingresar con cuatro, para mejorar la ecuación económica y darle competitividad al puerto y que sea un punto de referencia en el norte argentino”.

En cuanto a los recursos para efectivizar el dragado, el administrador destacó que “la tasa de dragado se regularizó a partir de un nuevo decreto del gobernador (Domingo Peppo), que retrotrajo las reglas de juego al 2012 para que sea un número que se pueda cobrar y que el usuario del riacho lo pueda pagar”. Además, valoró el aporte del Tesoro provincial de 2 millones de pesos mensuales para hacer posible las tareas de dragado todos los meses.

Por otra parte, Benítez reveló que “en forma progresiva” continúa el traslado hacia Avía Terai de los rieles que estaban almacenados en el predio portuario, destinados a las obras de renovación de ramales ferroviarios en el oeste y sur de la provincia. “En este momento se está cargando un convoy ferroviario”, confirmó y dijo que el material se envía por ese medio y también por camiones. “En un movimiento de tren llevamos 400 toneladas contra 25 del camión. Entonces la prioridad es llevar en tren. El camión se usa como un pulmón porque no llegaban la cantidad de plataformas que necesitábamos. Pero hoy contamos con dos juegos que permitirán sacar entre 800 a 1600 toneladas por semana”, explicó. Así, resaltó las complejidades que significa enviar rieles de 25 metros de largo en camiones, y el impacto que eso significa para las rutas. “Trajimos en dos viajes 20.707 toneladas de rieles con un solo empuje, contra mil camiones que hubieran hecho falta para trasladar lo mismo”, señaló.

“Estamos trabajando fuerte para ver si podemos seguir recibiendo mercadería del Belgrano Cargas (vías, durmientes y fijaciones)” como consecuencia de esos movimientos de materiales ferroviarios, confirmó.

En cuanto a las deficiencias de las vías que llegan a la terminal portuaria, contó que durante la visita de Zimmermann un convoy ferroviario salía con carga y pudo observar las dificultades para realizar las operaciones. “Le pedimos que, hasta que se defina la obra de renovación, al menos hagan mantenimiento y reparación de zonas críticas para que el tren salga con seguridad”, contó el administrador portuario.

Fuente: Diario Norte