Durante la tarde del viernes, el Subsecretario de Medio Ambiente de la Provincia, Mariano Bertinat y el Jefe comunal Gustavo González, mantuvieron un encuentro con los representantes de las distintas empresas del sector pesquero, con el objetivo de articular los medios necesarios para que los residuos de pescado, calamar y langostino, sean gestionados de manera adecuada, según las exigencias de la normativa ambiental.

Respecto al nivel de cumplimiento por parte de las industrias, desde la cartera ambiental se instó a las empresas a adecuarse a la Ley N° 2.658 de Evaluación de Impacto Ambiental, con el fin de realizar un análisis pormenorizado de los procesos que se llevan adelante en las distintas plantas de procesamiento de Puerto Deseado.

En la reunión, las empresas plantearon la necesidad de desclasificar a los restos de pescado, calamar y langostino de la categoría de “Residuos Peligrosos”, la cual fuera determinada años atrás con el fin de regularizar su gestión. En respuesta a ello, Bertinat informó a los representantes del sector que una modificación en la clasificación deberá contar necesariamente con un tratamiento de residuos que adopte la pirámide de jerarquía ambiental, orientada a la reducción, reutilización, reciclaje, valorización y, como última opción, la eliminación o disposición final.

El intendente de la localidad costera, Gustavo González, destacó el rol del Estado como articulador de políticas que permitan el desarrollo sustentable del sector, haciendo referencia a la constante labor que desde el Municipio se realiza para garantizar las fuentes de trabajo y el desarrollo productivo de la región.

Interiorizado en los procesos de cada planta instalada en Puerto Deseado, el Jefe comunal invitó a los representantes de las empresas a seguir en un diálogo permanente, para consensuar las mejores medidas ambientales que acompañen la producción local.
Participaron de la reunión, la Directora de Ambiente de la Municipalidad de Puerto Deseado, Debora Demonte y el Director de Registros de la Subsecretaría de Medio Ambiente, Christopher Brooks, quienes detallaron los pasos a seguir para la disposición final de residuos ante un evento de contingencia, en el cual no sea posible enviar los desechos a las plantas de harina de pescado instaladas en la región.

Finalmente, desde la cartera ambiental se aclaró que ante cualquier tecnología a adoptar, se deberá garantizar tanto la protección de los recursos naturales, como la calidad de vida de la población y la conservación de la biodiversidad, en equilibrio con los ecosistemas.